lunes, 16 de marzo de 2009

Aporte al Conocimiento

Aporte al Conocimiento

Como Historiador José Solís elaboró obras, en su mayoría inéditas pero fundamentales para el conocimiento de la Historia y de la Ciencia. Su publicación sería un gran aporte a la educación y a la cultura.

Entre sus obras figuran principalmente:

La Academia Antioqueña de Historia y sus Hombres,
Desfile de Madres Antioqueñas y Heroínas Colombianas,
Almanaque Histórico de Antioquia; [publicadas].
A la Sombra de Clío,
sucesión de numerosos artículos publicados en diferentes diarios.

Cordillera Del Arte,
Corazón y Montaña,
Memorándum Enciclopédico,
El Libro de los Maestros,
Pinceladas Científicas e Históricas,
Madres Notables,
Almanaque Histórico Universal,
La Patria y sus Hombres,
El Libro de mis Hijos y mis Nietos,
Héroes de la Guerra Magna,
Jerarcas de la Iglesia,
Gobernantes de Colombia,
Los ocios de un viajero terráqueo
[Prólogo de Rubayata],


Más de Mil Hombres Notables,
Diccionario Biográfico de Antioquia y Caldas,
Parásitas del idioma,
Diálogo de Cien Madres Notables,
Efemérides Universales,
Efemérides de Colombia,
Efemérides de Antioquia,
Alfabeto de Personajes Notables,
Apellidos Extranjeros en Antioquia.
Apuntes de mi Cartera.


Su extensa obra poética quedó recopilada en el libro
Ecos de Mi Vida.

Una selección de poemas fue recopilada por Miryam Solís- Escobar y editada por Ma.Cristina Martínez-Solís, 84 páginas, con diagramación de Doris Martínez-Solís y prólogo de Fernando Martínez-Solís. Impreso en la Unidad de Artes Gráficas de la Universidad del Valle, Santiago de Cali, en junio de 1999.


Un segundo libro de «Ecos de mi Vida» publicó Liciria Solís- Escobar en junio del 2000, edición de lujo que incluye el cruce de notas y poemas entre los esposos José Solís y Carlota Escobar. Hermoso en el contenido, bonito en la presentación.

Luz al atardecer


Don José Solís-Moncada falleció en Medellín, Colombia, al empezar la tarde del martes 19 de mayo de 1981 a los 89 años de una vida en que confesaba haber estado rodeado mélidas, faliras y licirias, en medio de colibríes, magnolias y azucenas en un jardín luciente que empieza a florecer. «En fin, -decía- les dejo todo lo que natura encierra, y que salió de las manos del hacedor divino, los ríos, las montañas, los valles de la tierra, los volcanes enhiestos de voz estremecida». L.2,F.190,#437


Como buen poeta le gustaba el canto de los pájaros, el sonido de las consonantes y vocales suaves, por ejemplo combinó la nota musical Fa con el instrumento musical Lira para obtener el nombre Falira. Brillante ejemplo de fructífera persistencia de un científico que hasta el último aliento consciente conservó el buen humor y su dedicación a la lectura y a la investigación histórica. Este fue nuestro Abuelo, ese personaje trascendental llamado don José Solís-Moncada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada