lunes, 16 de marzo de 2009

Primer Escovar en América


Primer Escobar en América

El primer matrimonio de la tatarabuela Heloisa fue con el titiribiseño Antonio José Escovar-Cano, en la iglesia de La Candelaria, en Medellín, el 30 de agosto de 1843. Antonio José fue Representante Liberal al Congreso Soberano de Antioquia en 1853;
era hijo de Ignacia Cano-Correa con Salvador Escovar-Arango;
hijo a su vez de María Arango con José Antonio Escovar-Uribe;
hijo de María Ignacia Uribe en primeras nupcias con Jorge Escovar-Peláez, el tercer hijo de Francisco Bonifacio Escovar-Pineda con Ana María Guerra-Peláez, la hija del Alférez Real de Santafé de Bogotá, don Lorenzo Guerra-Peláez con María Vélez de Rivero.

Pero según Arturo Mejía-Escobar, decidieron conservar el apellido Peláez.
Asegura también que Francisco Bonifacio fue el primer Escovar en América.
Había nacido en Sevilla en mayo de 1688, hijo de Francisco de Escovar con Margarita Pineda. Descendientes de los reyes de Ubalia, en Inglaterra, que como dice nuestro primo, “lo he buscado en las enciclopedias y no lo encuentro”. Le mencioné en respuesta que a lo mejor es una malformación fonética del principado de Walles que se conoce mejor como Gales en el Reino Unido. Nuestro praabuelo Francisco de Escobar se embarcó en Cádiz como marinero, y de Cartagena pasó a Mompox y luego a la provincia de Antioquia.
Diego Jorge Escovar-Peláez [ó Escovar-Guerra] nació en Medellín el 27 de abril de 1716, y se casó en segundas nupcias en 1779 con Gertrudis Velásquez-Mejía, de donde desciende Luis Escovar-Velásquez, nuestro segundo tatarabuelo por la rama materna, quien también tuvo dos esposas muy queridas.

Rodrigo de Escobedo

Otro dato a tener en cuenta es que en el primer viaje de Cristóbal Colón vino como secretario de la expedición un capitán de Segovia de nombre Rodrigo de Escobedo, que entre otros detalles fue de los primeros que tocó tierra en el nuevo mundo aquel viernes 12 de octubre de 1492.
Este Teniente Escobedo quedó a cargo de otros 38 marinos que les tocó quedarse en enero de 1493 en el fuerte de la isla La Española porque la carabela Santa María había encallado el día de Navidad [Andrade, 1997, 54 y 93]. Le hizo compañía Diego de Arana, el alguacil de la armada, y Pedro Gutiérrez quien era el repostero de la casa real y quien además tuvo el privilegio de ser el primero en ver la luz en el horizonte a las 10 de la noche del 11 de Octubre de 1492. Quedaron a merced de la amistad y protección del Cacique Gacanagarí.

El Gran Libro de los Apellidos y la Heráldica, por Juan Sebastián Elián, trae como relacionados los apellidos Escobedo, Escobés, Escobias, y Escovar, referido a diversas poblaciones de las provincias de Murcia, León y Segovia, donde abunda la retama para la fabricación de escobas [Elián, 2001, 105].

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada